A la Luz de los Preceptos Divinos: Mandamiento # 2

En la entrega anterior comenzamos aclarando el concepto básico de la palabra “Mandamiento”, la cual no es más que un precepto u orden de un superior a un inferior. Aclarado este término seguidamente nos abocamos a reflexionar un poco acerca del 1er Precepto que YaHWéH dictó a su pueblo a través del Profeta Moshé:

“No tendrás otro Elohim delante de Mi”. 

El día de hoy continuaremos con el 2do Mandamiento, así iremos avanzando en el estudio de cada uno de ellos hasta el último, con la finalidad de tenerlos presentes para no olvidar ninguno de ellos porque todos son importantes.

Proverbios Cap. 3 versículos 1 al 3 dice:

“Hijo mio, no olvides mi enseñanza, que tu mente retenga mis Mandamientos, porque ellos te concederán abundancia de días”…

Aquí tenemos una hermosa promesa de YaH para para los que no nos olvidamos de cumplirlos; es de vital importancia para nosotros que los tengamos siempre presentes.  En Devarim (Deuteronomio) Cap. 8:11 también nos exhorta:

“Ten cuidado de no olvidarte de YaHWéH tu Elohim y no dejes de cumplir sus Mandamientos”.

El 2do Precepto que YaH nos da lo encontramos en Shemot ( Éxodo) Cap. 20:4 y dice así:

“No te harás escultura ni figura alguna de lo que hay en el cielo arriba ni abajo en la tierra, no te postrarás a ellas ni les servirás porque Yo, YaHWéH tu Elohim soy un Elohim celoso”… 

A pesar de que por nuestra naturaleza humana nos es imposible ver a YaHWH no necesitamos una imagen para adorarlo y venerarlo pues sabemos que Él siempre nos escucha y está con nosotros, es un Elohim Omnipotente (que todo lo puede), Omnisciente (que todo lo sabe) y Omnipresente (que está en todas partes), nada ni nadie puede asemejarse a Él, personificarlo ni mucho menos retenerlo en todo su esplendor y majestad. El único ser que reflejó su imagen y esencia fue su Ungido Yahoshúa haMashiaj; en Colosenses Cap. 1 versículo 15 dice:

“Él es la imagen del Elohim invisible, primogénito de toda creación”.

Y aun así, el mismo Yahoshúa ordenó que toda la adoración sea hacia su Padre, sin embargo, en Tehilim/Salmos Cap. 106:19 al 21 dice que los hombres cambiaron su gloria por la imagen de un buey… Se olvidaron del Elohim que los salvó… Y prosigue en Tehilim/Salmos Cap. 115:4 al 9:

“Los ídolos de ellos son plata y oro, obra de manos de hombres… tienen boca mas no hablan; ojos y no ven… semejantes a ellos los que los hacen”…

¡Qué tremendo! Todo aquel que adore a otro dios que no sea YaHWéH nuestro Elohim vive solamente en su esencia humana, sin embargo, espiritualmente está muerto… Shaúl (Pablo) explicó esto a los filósofos paganos en Atenas cuando se refirió a que el Elohim verdadero es aquel a quien ellos llamaban el Elohim desconocido… El que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, el Adón (Amo/Señor) del cielo y de la tierra que no habita en templos hechos por manos humanas… Hechos Cap. 17:24 en adelante.

Quizá la vida nos haya hecho pasar por momentos difíciles… Una enfermedad, crisis económica o familiar; sin embargo, aunque no es fácil, debemos aprovechar esas circunstancias para fortalecer nuestra confianza e intimidad con nuestro Abba Kadosh (Padre Santo). Jamás permitir que situaciones adversas puedan doblegar nuestra voluntad hacia ningún ser humano u otra cosa que no sea nuestro Elohim… 

Por lo cual estoy convencido de que ni la muerte ni la vida… Ni ninguna otra cosa creada podrá separarnos del amor de Elohim, demostrado mediante el Mashiaj Yahoshúa nuestro Maestro… Romanos Cap. 8 Vers. 38.

¡Shalom! 

Hasta una próxima entrega, si YaH lo permite.

Nuris Rodríguez.