De su interior Correrán Ríos de Agua Viva

“De su interior correrán ríos de agua viva“. (Juan 7: 38)

Así pues, en esta ocasión amados hermanos en Yahoshúa a continuación vamos a referirnos a la expresión del Mashíaj (Mesías) “Como dice la Escritura de su interior correrán ríos de agua viva”. Para tener un preámbulo o contexto de lo que vamos hablar hoy, vamos a rebobinar un poco de historia:

Vemos a Moshéh en una ocasión, llevando el caso a Yahwéh, deseando castigar a todo el pueblo por su rebelión contra él y el Altísimo. Moshéh apela al Eterno con el deseo de que haga justicia en ese momento en contra de ese pueblo infiel. Pero vemos a Yahwéh darle a Moshéh una extraña orden. Adonáy Yahwéh le dice:

“Pasa delante del pueblo, y toma contigo de los ancianos de Yisrael; y toma también en tu mano tu vara con que golpeaste el río, y ve. He aquí que yo estaré delante de ti allí sobre la peña en Jorev; y golpearás la peña, y saldrán de ella aguas, y beberá el pueblo.” (Éxodo 17: 5-6).

¡Sorprendente es el amor perfecto del Eterno!

En lugar de descargar su ira sobre ese pueblo rebelde y terco de corazón, Él decide una vez más revelar su misericordia. Yahwéh le revela a Moshéh que desea darle de beber a su pueblo. Pero, en lugar de darle permiso al líder para castigar a los rebeldes, le dice que golpee la peña. Es decir, Elohim le estaba ordenando a Moshéh que en lugar de castigar a Yisrael, golpeara y castigara a la peña. Pero, lo más impactante de esta orden es que Elohim le dice, ”Yo estaré delante de ti allí sobre la peña.” Elohim, obviamente en representación de su hijo estaría sobre la peña que iba a ser golpeada por Moshéh. El representante de Yahwéh, que para ese entonces estaba oculto todavía, recibiría el castigo que debió recibir el pueblo de Israel. Elohim revelaba que estaría sobre la peña en sustitución de su pueblo.

Para nadie es un secreto que este era un milagro con la finalidad de cumplir las promesas a futuro. Al golpear la peña Moshéh actuó sin entender el por qué Elohim estaba justificando al Pueblo de esa manera. El representante de Yahwéh (Yahoshúa) estuvo en lugar de Yisrael sobre la peña, para recibir el castigo que este pueblo merecía por sus rebeliones. De esta forma se cumplió en el madero el propósito de redención en base de esta historia sobre la peña, es decir, los dos golpes que emitió Moshéh representa las heridas que recibió nuestro Goel (Redentor) en sus manos y pies, nuevamente fue herido con una jabalina, y fluyó agua de su cuerpo, para evitar que la humanidad creyente recibiera el castigo que merecíamos, y de esta manera redimirnos de nuestros pecados a través de su sangre derramada. Por ello, el Shalíaj (Enviado/Apóstol) Shaúl (Pablo) escribió de Yisrael sobre el Éxodo:

“Y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era el Mashíaj (Mesías) ” (1 Corintios 10:4).

El Shalíaj Shaúl (Enviado Pablo) describe este hecho como una sombra de Aquel que habría de venir, ya que cuando Yahoshúa fue golpeado, la Besoráh (Buena Noticia) dice que agua viva fluyó para que todos la recibieran en Yahoshúa, ‘golpeado, herido de Elohim, y afligido’ (Isaías 53:4; 1 Corintios 10:4). El Mashíaj (Mesías) fue golpeado con la vara de Moshéh – la maldición de la ley – y a través de Él fluyó agua para satisfacer nuestra sed espiritual.

La palabra “Peña” se traduce en el hebreo “tsur” que significa “Roca”. Esta roca era el Yahoshúa. En el libro de Números se repite de nuevo esta historia, a la cual Moshéh tenía que hablar, no golpear, para que saliera agua (Números 20:8-11). Esto nos enseña que el Mashíaj fue golpeado sólo una vez (Un solo Sacrificio).

Volviendo a los Escritos Paulinos, el enviado Shaúl (Pablo) llama al agua “bebida espiritual” disfrutada por Israel en el desierto. Él Mashíaj (Mesías) fue la fuente del agua sobrenatural que salvo a los Ysraelitas de perecer en el Éxodo. Es decir que la provisión de agua en la roca ocurrió desde el inicio y a lo largo de todo su viaje en el desierto (17:1-7; Números 20:1-13). Shaúl (Pablo) llega a la conclusión de que Yahoshúa en término espiritual los seguía a ellos por todo el desierto proveyéndolos de agua para beber. Todos los Yisraelitas en el desierto comieron el mismo alimento espiritual y bebieron la misma bebida espiritual.

Siglos después, cuando ya Yisrael estaba instalada en su tierra prometida, recordó la provisión de Yahwéh en el desierto en Jag Sukot (Festividad de las Cabañas), ellos tuvieron una específica ceremonia donde ellos recordaron este milagro del agua de la peña, como un acto de salvación divina. Es justamente en ese exacto contexto festivo que Yahoshúa proclamó:

“Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.” (Juan 7:37-38).

El agua viva de la cual el Mashíaj (Mesías) habló simbólicamente hablando, es la Rúaj Ha Kódesh (Espíritu de Santidad) (Juan 7:39).

En conclusión

Mas allá de esta alegoría, el Mashíaj quiere llevar esto al cumplimiento de las escrituras, no solo Él hacer cumplir las promesas de Yahweh, sino, nosotros mismo ser parte de ese cumplimiento, a los cual nuestro redentor amplifica el verdadero sentido de sus enseñanzas, en este caso sobre El Agua que sale de nuestro interior. Por lo tanto, lo que el Maestro quiere enseñarnos en este pasaje es lo siguiente:

Que si creemos en Él y su Palabra, que es poder, nuestro interior va producir el fruto verdadero, el agua o la palabra, que fluye para vida eterna, es decir por medio de Él y su Palabra, vamos a hacer voceros de la Émet (Verdad), vamos a ser bendición para los demás, de nuestro interior van a correr palabras de vida, que van a salvar a personas que están muertas espiritualmente, van a ser levantadas, la Fe, va a entrar en ellos para testimonio de Elohim a través de nuestro salvador, para eso vino el Mashíaj (Mesías) a nuestras vidas, para ser transformados, a darnos vida, por medio de su rúaj .

Citas relacionadas

SALMOS: Dawid tenía sed de Ha Elohim (Todopoderoso).

42:1 Como brama el ciervo por las aguas del rio, Así clamo yo a ti, Oh Elohim mío. 2- Mi vida tiene sed de Elohim, del Elohim vivo; Cuándo volveré a presentarme delante de Elohim?

63:1 Oh Elohim, tu eres mi Elohim; de madrugada te busco; Mi garganta tiene sed de ti, mi carne suspira por ti, como tierra seca y sedienta sin agua.

ISAIAS: Profecía sobre la fuente de salvación que es el Mashíaj Yahoshúa.

12:3 Con gozo ustedes sacarán el Agua de los manantiales del triunfo (Salvación).

41:17 Los pobres y los necesitados buscan el agua, y no hay ninguna; su lengua está seca de sed Yo Yahwéh les responderé, yo, el Elohim de Yisrael no los abandonaré.

18- Abriré corrientes en las Cumbres áridas y manantiales en medio de los valles; Convertiré el desierto en Lagunas, la tierra árida en fuentes de agua.

55:1 Ey! Todos los sedientos, vengan a las aguas, aun si no tienen dinero, compren alimento y coman; compren alimentos sin dinero, vino y leche sin costo.

Que la Bendición de Yahwéh este sobre cada uno de ustedes y que su bondad nos llene de su espíritu.


Guillermo Palacios.