Los 10 Preceptos del Shabat

Por: Nuris Rodríguez.

Tomando en cuenta la gran controversia que se ha generado en cuanto a la manera de guardar el Día Kodesh, en esta ocasión quisiera hacer un pequeño aporte escudriñando paso a paso lo que realmente dice la Sagrada Escritura, y con ayuda, por supuesto también, de material fidedigno realizado por siervos de YaHWéH apoyados estrictamente en la Toráh.

Una vez aclarado este punto procederemos a adentrarnos en el tema que hoy nos atañe. Comenzaremos afirmando que el verdadero Día De Reposo es el 7mo día, el cual fue instituido directamente por boca de YaHWéH desde la fundación del mundo, aparte de eso, jamás fue cambiado ni abrogado por YaHShúa nuestro Mashíaj; sin embargo, como ya muchos sabemos, se realizó una transferencia por parte de la iglesia romana hace siglos atrás donde oficialmente quedó establecido el cambio del Día de Reposo del 7mo día al 1er día de la semana;  es decir, fue transferido al día domingo.

Al descubrir esta verdad y partiendo de esta premisa, también en torno a este tema han surgido muchas dudas de lo que se debe o no se debe hacer en Shabat y, al querer cumplir de forma correcta con este Precepto, se nos presenta un gran problema, al no saber qué hacer realmente porque diversos grupos lo hacen de manera distinta.

Cada vez más se le ha ido agregando detalles adicionales al Shabat, los cuales hacen que se nos compliquen las cosas al momento de querer guardar el día Kodesh; algunas de ellas consisten en hacer una cena, encendido de velas, pan trenzado, rezos, liturgias, entre otros; y aunque son cosas que sirven para embellecer y enriquecer nuestro Shabat, no representan la esencia en sí del mismo; no obstante,  si nos ponemos a revisar las Escrituras, nos damos cuenta de que solamente aparecen 10 puntos exactos de cómo guardar el Sabbat correctamente.

Entrando ya en materia quisiera citar algunos fragmentos de un estudio muy explícito realizado por el Hno. Uziel García Rojas basado en el libro de Shemot (Éxodo Cap.20:8 al 10), esperando sea de edificación para nosotros y todos aquellos que tengan la oportunidad de leerlo. Allí es donde se registran los primeros 5 aspectos a cumplir y dice así:

“Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; Mas el séptimo día es reposo para YHVH tu Elohim; no hagas en él obra alguna, tú, ni tus hijos, ni tus siervos, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas”. 

Este fragmento registra los primeros 5 aspectos a cumplir, los cuales revisaremos cuidadosamente uno a uno.

1. ACORDARSE.– Tener presente que en la semana hay un día destinado para YHVH. Esto significa que debemos vivir y hacer todo, pensando que llegará ese día. No se vale decir; ¡Ay no me acordaba que era Shabat! Cualquier gesto de indiferencia a este día Kodesh es un incumplimiento a este mandato. Así que, ACORDARSE,  implica no sacarlo de nuestra mente para darle la bienvenida cuando llegue.

2. SANTIFICARLO. Quiere decir, Separarlo, Apartarlo. Que sea un día especial y DIFERENTE a los demás. Reconociendo que YaHWéH fue quien declaró SANTO el séptimo día, (Gen. 2:3; Ex. 20:11) y ninguna teología podrá revertir lo que el Eterno estableció.

3. DÍA DE REPOSO PARA YHVH.– Hacer un alto a nuestras tareas y actividades de los 6 días. Y descansar de ellas, tanto física como mentalmente. Dedicando al Eterno cada segundo de este día.

4. NO TRABAJAR.- El trabajo interrumpe el descanso. Trabajar consume nuestras fuerzas físicas y mentales y mas aún, cuando se trata de conseguir bienes materiales. Por lo que detener el ritmo laboral propicia un recreo físico y espiritual. (Para esto, será necesario, buscar y pedirle al Eterno conseguir un empleo donde no se trabaje los días viernes por la noche ni sábados enteros. En caso de tener negocios propios, hay que cerrarlos para poder descansar de esa labor).

5. NO HACER QUE OTROS TRABAJEN.– Si en nuestras manos está que otros no trabajen, debemos procurar el descanso de ellos también. Por ejemplo, no emplear personal o contratar servicios. Imponer cargas laborales a nuestros hijos u otro familiar ni dejar que nuestros animales trabajen por nosotros. Hasta aquí podemos observar de manera muy clara y precisa como el Eterno nos dicta las primeras 5 pautas para acercarnos a Él en este día tan especial. Pasemos ahora a examinar el siguiente aspecto que se encuentra en Éxodo 5:3 -No encenderéis fuego en ninguna de vuestras moradas el día de reposo.

6. NO ENCENDER FUEGO.- Este tema es bastante complejo. Si tomamos en cuenta que encender fuego en la época de Moisés, consistía en ir al campo a cortar leña como combustible y golpear pedernales hasta conseguir una chispa que provoque el fuego. Esto es un trabajo bastante extenuante, que no permite estar en un recreo espiritual. Ahora, el encender fuego en una casa era vital para la preparación de alimentos, así mismo para calefacción del hogar, y alumbrar en medio de la oscuridad. ¿Será que el Eterno no quería que estuvieran alumbrados y que pasaran una noche fría? ¿O que no comieran cosas calientes o cocinadas? La respuesta debe ser obvia, ¡NO! Por ningún motivo el Eterno quería que pasaran un mal día, expuestos en condiciones precarias. Recordemos que siendo un día especial, YaHWéH pretende que ese día nos encaucemos hacia su presencia, por lo que trata de alejarnos de tareas que nos consuman y nos hagan perder tiempo. Así que, si en el transcurso de la semana estamos conscientes que cada vez se acerca el Shabat debemos anticiparnos para que ese día esté todo listo.

En nuestra época sería alimentos ya cocinados solo para calentar, si es necesario, combustible para alumbrar esa noche y calentarse. La Biblia nos presenta un caso muy específico en el Libro de Números 15:32 donde un hombre es condenado a muerte por haber sido hallado recogiendo leña en el día de Reposo.

Este hecho muestra que el acto de “encender fuego” conlleva una faena por demás extenuante para ese día. Por supuesto, aquel hombre fue condenado por desafiar en un acto de rebelión al Eterno Elohim de Israel. Si bien, ya en nuestros días, no se requiere de esas formas para “encender fuego”, no hay que tomar a la ligera el mandamiento. Debemos anticiparnos en la preparación de la comida. (Ex 16:32).

En el libro de Nehemías 10:31 dice: “Si los pueblos de la tierra traen a vender mercancías y comestibles en día de Shabat, no compraremos de ellos en el día de reposo, ni en otro día santo… “precisamente ésta es la ordenanza nro.

7. NO COMPRAR NI VENDER.- Cuando entendemos que no hay que trabajar ni hacer que otras personas trabajen en el día de Shabat, podemos comprender también por qué no hay que comprar ni vender. Esta actividad está ligada a un negocio. Si compras, estás haciendo trabajar a alguien. Si vendes, estás trabajando tú. Ambas formas se consideran estorbos en nuestra relación con El Eterno para ese día. En el libro de Nehemías 13:15-17 notamos una fuerte reprensión al pueblo de Israel por parte de Nehemías al haber incurrido en esta falta. Permanezca cada uno en su lugar; nadie salga de allí en el séptimo día. En Éxodo 16:29 encontramos precepto nro.

8. NO HACER VIAJES PERSONALES.- La idea de no viajar en Shabat proviene del texto de la Toráh que dice: Mirad que YaHWéH os dio el día de reposo, y por eso en el sexto día os da pan para dos días. Permanezca cada uno en su lugar; nadie salga de allí en el séptimo día. Ex. 16:29. Tengamos claro que el contexto es referente a que no se saliera a buscar el maná, pues ya se les había dicho que un día anterior debían recoger doble porción. Y volvemos al mismo criterio de “no encender fuego”. Aquí no se trata de que te encierres en casa. Sino de no estar persiguiendo las provisiones en ese día. Así mismo, en Isaías 58:13 dice: “Si retrajeres del día de reposo tu pie, y de hacer tu voluntad en mi día santo… Esto nos enseña que no debemos andar en viajes o asuntos personales.

9. ESTUDIAR TORÁH.- En el mismo texto de Isaías 58:33 dice: “no andes en tus propios caminos… ni hablando tus propias palabras…”Si en el Shabat no se me permite hablar mis propias palabras, lógicamente las palabras que deben estar en mi boca son las del Eterno. Ese día es un día especial para leer, estudiar y/o escuchar la Palabra de YaHWéH. Puede ser en casa o acudiendo a un lugar donde se expongan estudios de la Toráh. Nuestro Mesías y sus discípulos nos dan ese ejemplo en Marcos 6:2 “Y llegado el día de reposo, comenzó a enseñar en la sinagoga; y muchos, oyéndole, se admiraban, y decían: ¿De dónde tiene éste estas cosas? ¿Y qué sabiduría es esta que le es dada, y estos milagros que por sus manos son hechos?”. También Hechos 13:14, 42, 44 dice: “Ellos, pasando de Perge, llegaron a Antioquía de Pisidia; y entraron en la sinagoga un día de reposo y se sentaron… “Vers. 42 y 44: “Cuando salieron ellos de la sinagoga de los judíos, los gentiles les rogaron que el siguiente día de reposo les hablasen de estas cosas” …”El siguiente día de reposo se juntó casi toda la ciudad para oír la palabra de YaHWéH”.

La ultima ordenanza para hacer este día kodesh la encontramos en el libro de Hechos 16:13 “Y un día de reposo salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración”… Es la nro.

10. ORAR.– Si el Shabat es para disfrutar la presencia de YaHWéH nuestro Elohim, naturalmente las oraciones son un medio bastante oportuno para establecer comunión con Él… Es de vital importancia resaltar aquí que existe un principio llamado “Pikuaj Nefesh”. Cuando la vida está en peligro, el mandamiento de guardar Shabat puede quedar de lado. Es decir, hay casos extraordinarios donde la vida debe considerarse más importante que el mandamiento mismo.

De hecho, Yeshúa HaMashíaj refuerza este principio al decir: “El shabat por causa del hombre es hecho; no el hombre por causa del shabat.” Mr. 2:27. Por esta causa, los doctores, los bomberos, los paramédicos, policías de seguridad, etc. Pueden quedar exentos de la orden NO TRABAJAR en Shabat. Aunque esto no los desliga de las otras indicaciones del Shabat. También puede que en alguna ocasión tengamos la necesidad de comprar un medicamento en día de Shabat, como una emergencia, cuando la vida de alguien depende de ese medicamento. Es importante saber que este principio debe estar regulado por nuestra propia madurez, honestidad, y responsabilidad.

Por otra parte, tengamos en cuenta que es lícito hacer el bien a otros en día de Shabat. Esto, a pesar de que haya quienes prohíban hacerlo en este día. Nuestro Mesías demostró que brindar ayuda a los necesitados, visitar a huérfanos y viudas, orar por los enfermos, es un acto permanente que no se inhibe por la llegada del Shabat. (Mr. 3:4) que el eterno nos ayude a través de su hijo nuestro amado YaHShúa Ha Mashíaj a cumplir con este 4to Mandamiento que no por casualidad contiene 10 ordenanzas exactas para que llevemos a cabo el día más Kodesh de la semana…

Shalom Alekhem…

Y acabó Elohim en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo.

Y bendijo Elohim al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.

                                                                                                                            Hna. Nuris Rodríguez