Serie: Frases del Mashíaj Yahoshúa #10 – Mateo 10:34

Mateo 10:34 “No piensen que he venido a traer paz a la tierra. No he venido a traer paz, sino espada.

Shalom amados hermanos lectores y amigos, que el eterno Yahwéh les conceda muchas bendiciones. Ahora en esta ocasión presentaremos otra frase de nuestro Rey y Redentor Yahoshúa:  “No piensen que he venido a traer paz a la tierra. No he venido a traer paz, sino espada.

Esta frase es muy mal entendida cuando de palabra literal se trata, ya que al parecer leer o escuchar dicha palabra se estuviera contradiciendo, porque en otras ocasiones él hablaba de unidad en el espíritu y de traernos la paz por medio del espíritu, ahora dice que el viene a dividir por medio de una espada, nuestro Adón ésta vez está hablando en un lenguaje espiritual, para poder llegar a entender más sobre esta expresión tenemos que conjugarla con los siguientes versículos:

Mateo 10:35 Porque he venido a poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre y a la nuera contra su suegra.

Mateo 10:36 Y los enemigos de un hombre serán los de su propia casa.

Mateo 10:37 “El que ama a padre o a madre más que a mí no es digno de mí, y el que ama a hijo o a hija más que a mí no es digno de mí.

Mateo 10:38 El que no toma su madero y sigue en pos de mí no es digno de mí.

Todo estos versículos tienen un significado, el camino desértico de lucha y recompensa, es decir, la paz que ofrece nuestro Mesías no es aquí en la tierra sino una vez que alcancemos la entrada al Reino Milenial. Ahora bien, nuestro gran maestro dijo en una oportunidad MI PAZ LES DEJO MI PAZ LES DOY, Y NO COMO EL MUNDO LA DA (JUAN 14:27); aquí pareciera estar contradiciendo lo que dice el pasaje de Mateo que estamos analizando, pero nuevamente Yahoshúa esta utilizando un lenguaje espiritual, esa paz equivale tranquilidad y seguridad que son derivados de la Fe, para mantenernos firme en las dificultades, el mundo terrenal no puede tener paz y seguridad antes los problemas, por lo que confían en su propio entorno, y no en Yahwéh a través de su hijo amado, la disensión no se trata de una controversia entre familia, por no tener cosas en común, sino para probar nuestra fidelidad hacia al Padre, en otras palabras, la disensión entre padres e hijos es una alegoría para poner a prueba nuestra fe, a ver si nos inclinamos más al sentimiento de la carne o a lo espiritual, por eso en el versículo (38) Yahoshúa concluye diciendo que aquel que no soporta sobrellevar las pruebas (El Madero) y no sigue sus enseñanzas del Mesías no puede ser digno de ser discípulo suyo, así que aquel que esté pasando situaciones similares sólo hay que pedir a nuestro Padre para soportar todo, aunque Yahwéh no nos va poner una prueba que no podamos soportar, pero tampoco nos la va a poner fácil, el camino de la fe se trastabilla mientras buscamos de Elohim porque aún vivimos en un cuerpo pecaminoso, por el cual nuestro Padre celestial no va a permitir a que caigamos y así llegar a nuestra meta que es nuestra salvación.

Conclusión:  

Así que dicha frase de nuestro salvador Yahoshúa de que no vino a dar paz a la tierra, es un lenguaje figurativo para expresar que nuestra manera de servir a Yahwéh no depende de nuestra entereza, sino perseverar en la dificultades, EL QUE PERSEVERE HASTA EL FINAL SE SALVARÁ.

Será hasta una próxima oportunidad de las Frases del Mashíaj Yahoshúa, Amen.

Guillermo Palacios