Serie: Frases del Mashíaj Yahoshúa #6 – También tengo otras ovejas

Tambien tengo otras ovejas. JUAN 10: 16

Shalom apreciados Amigos, Hermanos y Hermanas en el Mesías Yahoshúa, que Elohim Yahwéh les bendiga. Una vez más, en esta ocasión, vamos a tomar en cuenta la frase de nuestro Adón Yahoshúa (Yeshúa), “TAMBIÉN TENGO OTRAS OVEJAS QUE NO SON DE ESTE REDIL. A ELLAS TAMBIÉN TENGO QUE TRAERLAS, Y OIRÁN MI VOZ, Y HABRÁ UN SOLO REBAÑO Y UN SOLO PASTOR”. (JUAN 10:16).

Muchos creyentes, incluso dentro de las raíces hebreas, tienden a entender esta expresión de nuestro Rabí (Maestro de la Toráh) como que si él se estuviera refiriendo a las ovejas de la cristiandad o de Movimientos similares. Otros indican que son las ovejas descarriadas que se habían apartado en alguna ocasión del Mesías, nada más lejos de la verdad; sabemos que tanto el Pacto Original (Antigua Alianza) como el Pacto Renovado (Nueva Alianza) se hizo fue con la Casa de Yahudáh (Judá) y la Casa de Yisrael (Véase JEREMÍAS 31:31), por lo que a ellos se les concedió la promesa, sin embargo Yahwéh les notificó a su pueblo que los extranjeros se unirían a ellos (véase ISAÍAS 14:1).

Ahora bien, ¿Quiénes son estas otras ovejas que Yahoshúa está mencionando? Vámonos a la Toráh, no hay ninguna promesa o palabra de nuestro Salvador que no esté enmarcada en la Toráh, por eso él dijo en cierta ocasión: “NO HE VENIDO ANULAR LA TORÁH NI A LOS PROFETAS”. Ahora sí: Yahwéh le dijo al Profeta HOSHEA/OSEAS que se buscara una mujer Ramera y se uniera a ella. Esta profecía estaba dirigida a la Casa de Yisrael o las 10 tribus esparcidas por las naciones, y de esa unión les nació una niña que la llamaron NO-ACEPTADA. Una vez que destetaron a la niña, tuvieron otro hijo y lo llamaron NO-MI PUEBLO. Luego a estos dos hijos que no eran Aceptados ni pertenecientes al Pueblo se les consideró, más tarde, parte del Pueblo de Yahwéh; vinieron a ser parte del Pueblo de Elohim por misericordia y debido al plan de redención para las naciones, mientras que Yahudáh fue aceptado por Yahwéh, para que así ambas Casas fuesen un solo pueblo. Esta historia la conseguimos en (OSEAS 1), así que, Yahwéh tuvo que mezclar la sangre hebrea con la de una mujer que no pertenecía al Pueblo de Elohim, por lo que su descendencia no fue Aceptada ni parte del pueblo, pero por amor al Pueblo de Yahudáh, Yahwéh tuvo que unir a la NO ACEPTADA con Hoshea para que así fuese redimida junto a Yahudáh, (ROMANOS 11:12) dice:

“Si su transgresión ha resultado en ganancia para el mundo, y su fracaso en ganancia para los gentiles, ¡Cuánto más será la plena restauración de ellos!”

¡Cuán maravilloso es el Amor de Yahwéh para la humanidad!

Más tarde, Shaúl agrega en su carta corroborando lo escrito por el Profeta Hoshea y de otros Profetas, y del Mashíaj Yahoshúa, EFESIOS 2:16-19 dice:

“También reconcilió con Elohim a ambos en un sólo cuerpo, por medio del madero, dando muerte en éste, a la enemistad”.

“Y vino y les anunció la Buena Noticia: Paz para ustedes que estaban lejos y paz para ustedes los que estaban cerca”.

“Ya que por medio de él ambos tenemos acceso al Padre en un solo espíritu”.

“Por lo tanto, ustedes ya no son extranjeros, ni forasteros, sino conciudadanos de los consagrados y miembros de la familia de Yahwéh”.

En conclusión:

Las otras ovejas son aquellas personas que se han adherido a la Familia de Yahwéh, es decir, al Pueblo de Yisrael, que están junto a las 10 tribus esparcidas en todo el mundo.

La bendición de Yahwéh esté sobre cada uno de nosotros y que su misericordia abunde sobre nosotros, amén.

Guillermo Palacios