Serie: Frases del Mashíaj Yahoshúa #9 – Mateo 5: 38

Ojo por Ojo y Diente por Diente

Shalom apreciados Ajim veAjayot (Hermanos y Hermanas) en el Mesías, que Elohim Yahwéh les bendiga. En esta ocasión, vamos a tratar la frase de nuestro Adon (Amo) Yahoshúa: “USTEDES OYERON QUE SE DIJO: OJO POR Y DIENTE POR DIENTE”. MATEO 5:38 ¿Contradijo Yahoshúa la Toráh ?

Para entender esta expresión del Mashíaj tenemos que irnos al Tanaj (Antiguo Testamento).

ÉXODO 21: 22-25 dice:

(22) Cuando dos hombres peleen, y uno de ellos empuje a una mujer encinta y resulte un aborto, pero ningún otro daño ocurra, el responsable será multado según lo que le exija el esposo de la mujer, el pago se basará en la decisión de los jueces.

(23) Pero si ocurren otros daños, la penalidad será vida por vida,

(24) ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie,

(25) quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe.

Pero, por qué el maestro Yahoshúa luego dice:

Pero yo les digo: No le hagan resistencia al malo; al contrario, a cualquiera que te golpee en la mejilla derecha, preséntale también la otra (Mateo 5: 39).

Dado que la Torah en dichos mandamientos no esta enseñando a que debemos responder como dice el dicho con la misma moneda , todo lo contrario, lo que la Toráh esta indicando en estos versículos es el modo de emitir juicio contra nosotros mismos, es decir, Ojo por Ojo y Diente por Dientes. Otra manera de decirlo sería: “Si siembras el mal Cosecharás el mal”. Por lo que nuestro gran maestro, esta dilucidando el sentido propio de este mandamientos, ya que el precepto no significa responder con violencia de la misma manera. Por lo tanto, nuestro Goel  (Redentor) está diciendo que si alguien golpea nuestra mejilla debemos poner la otra, haciéndonos entender que debemos ser mansos y humildes, y así hacerle saber al mundo que no odiamos sino que amamos a nuestros enemigos con nuestra paciencia, y quien quita y así el malvado se arrepienta por causa de nuestro testimonio. En muchas ocasiones en la Escritura Sagrada leemos a menudo, que nuestra conducta puede ayudar a encaminar el arrepentimiento del malvado.

En conclusión:

Nuestro Rabí (Gran Maestro) no está reformando el mandamiento, sino dando el verdadero significado, ya que éste mandamiento lo cumplían literalmente dándole una mala interpretación al mismo, como en muchos otros versículos de las escrituras en lo que respecta a aquellos tiempos antiguos, lo mismo pasa en nuestros tiempos.

¡Que la bendición de Yahwéh esté en cada uno de nosotros pidiéndole a Avinu (Nuestro Padre) Yahwéh, nos de fortaleza y muchas bendiciones en el nombre glorioso de Yahoshúa.

Será hasta un próximo escrito de las frases del Mashíaj.

Shalom.

Guillermo Palacios